Cómo afecta el otoño a nuestra salud


Nuestra salud y belleza en otoño
Foto de Luke Pennynstan para Unsplash

Nos encanta el otoño. Amamos los colores de esta preciosa estación e incluso nuestra marca los luce con orgullo. Nos chiflan las mantitas en el sofá, los jerseys suaves, los calcetines y medias coloridos, los chocolates calientes y los gorros. ¡Somos fans del otoño!


A pesar de todas esas cosas tan fantásticas del otoño, somos conscientes de que algo sucede en nuestro cuerpo y en nuestro estado de ánimo cuando esta estación llega.



Pero... ¿Qué nos pasa en otoño?


Es una certeza que, a menudo, nos sentimos más bajitas de moral, apáticas y un tanto melancólicas. Nos sentimos menos concentradas en nuestras tareas, trabajos y responsabilidades. A nivel físico, tenemos muchas posibilidades de resfriarnos e incluso el pelo se cae un poquito más que de costumbre. Hay incluso quien experimenta episodios de insomnio.



¿Por qué nos suceden estas cosas?


En primer lugar, las variaciones térmicas son las grandes responsables de los cambios físicos que sufrimos en esta época. Empieza a hacer frío y, como hay momentos del día en que las temperaturas superan los 20ºC, nos confiamos y nos abrigamos poco. Los catarros nos acechan y se ceban con nosotras.


En segundo lugar, hay menos horas de luz y ello nos afecta mucho a nivel psicológico y emocional. La luz del sol es fundamental para ciertos procesos químicos que tienen lugar en el cerebro y su falta hace que estemos decaídas, algo tristonas y con pocas ganas de asumir nuestras tareas habituales.


Por último, el verano acaba de finalizar y tenemos todavía muy presente las tardes en las terrazas, el disfrute del mar y la playa, el calorcito, los amigos, las comidas de tapeos... ¡La alegría! ¿Cómo no iba a afectarnos pasar de estar todo el día al aire libre y disfrutando a volver a la rutina y a pasar más tiempo en casa? No somos máquinas, ni tenemos que comportarnos como tales.


Nuestra salud y belleza en otoño
Foto de Alicia Petresc para Unsplash


Y entonces, ¿cómo remediamos esos síntomas?


- No te recrees pensando en lo mal que te sientes. En unos días, todo pasará y la rutina hará que te sientas más cómoda y sosegada.


- ¡Ni se te ocurra dejar de salir! Tienes que seguir haciendo vida social, quedar con los amigos y disfrutar de los ratos libres, del fin de semana, de la familia... La vida no es solo llevar tirantes y sandalias. El otoño puede ser realmente maravilloso, pero tienes que salir al exterior y mirarlo.


- Aunque parezca contradictorio, seguir unas rutinas de horarios ayuda mucho a centrarse y a hallar el equilibrio. Además, estar más organizada hará que te sientas más segura de ti misma y que dispongas de más tiempo libre.


- No te olvides de buscar momentitos para ti. Puedes salir a pasear a buen paso, para fortalecer tu cuerpo y tu sistema circulatorio; leer ese libro que te recomendaron, compraste y aún no has leído; ponerte auriculares y escuchar la música que te gusta... Es el mejor momento para que te hagan buenos tratamientos de belleza, porque el verano habrá dejado desvitalizado tu pelo y matado el brillo de tu piel e incluso de tus uñas. En Salón Belleza Saludable sabemos lo que necesitas y estaremos encantadas de atenderte y asesorarte. Lee nuestros consejos de belleza tras el verano.


- Por supuesto, debes alimentarte bien. Retomar los buenos hábitos, como comer varias piezas de fruta al día, reducir y/o eliminar la ingesta de alcohol, olvidarse de los fritos y el exceso de hidratos de carbono y beber agua. ¡Que los líquidos de colores no sustituyan el agua! Lo que comes y bebes influye en tu aspecto, en tu piel y en tu cabello, así como en tu estado de ánimo.


¡Pídenos cita! Esperamos verte pronto en Salón Belleza Saludable.